lunes, 2 de octubre de 2017

Radio Canals

En la campaña de sensibilización del CRIS, "Soy como tú aunque aún no lo sepas", visitamos diferentes mercados municipales de poblaciones y nuestro equipo de periodismo del CRIS realiza diversas entrevistas; a un usuario de la población, a un familiar, a la trabajadora social de la población y el regidor de Bienestar Social. Esta vez, en la población de Canals pudimos hacer la entrevista en Radio Canals. Os dejamos el enlace donde podéis escuchar la entrevista completa.

https://www.ivoox.com/canals-actualitat-29-09-2017-entrevista-cris-ontinyent-audios-mp3_rf_21170234_1.html



miércoles, 30 de agosto de 2017

¿Qué es el Síndrome Postvacacional?


¿Qué es el Síndrome Postvacacional?

Uno de los indicadores de bienestar más importantes desde el punto de vista psicológico y de la salud mental es la capacidad del individuo para adaptarse a su entorno. Cuando existen dificultades de adaptación, las personas suelen sentir un estado de malestar. Uno de los momentos típicamente conocidos por su dificultad de adaptación para la población general es el regreso de las vacaciones, momento en que la persona debe regresar a su rutina habitual con las responsabilidades y exigencias que conlleva el día a día. 
Ante este desafío adaptativo, muchas personas experimentan sentimientos de melancolía e irritabilidad, como forma de resistencia psicológica a la adaptación. Cuando este estado se prolonga en exceso o se manifiesta de forma muy intensa, hablamos de Síndrome Postvacacional.

Síntomas del Síndrome Postvacacional

El Síndrome postvacacional se suele manifestar con cuadros de bajo estado de ánimoansiedad y/o angustiairritabilidad, inquietud, inseguridad, dificultades en la concentración y los ritmos de sueño (tanto por defecto como por exceso), etc., y en ocasiones pueden aparecer síntomas depresivos como: apatía, falta de interés, de motivación y otros similares. 
A nivel físico, algunas de las somatizaciones que pueden aparecer son cansancio, falta de apetito, sudoración, náuseas y otros problemas estomacales. Estos síntomas desaparecen al regularizar los horarios de trabajo y descanso, con lo que se trata de un malestar pasajero que no suele durar más de una semana o quince días. Si se alargase este síndrome podría derivar en un trastorno adaptativo o un trastorno afectivo estacional.

¿Quién se ve afectado por el Síndrome Postvacacional?

Según la SEMYFC (Sociedad Española de Medicina y Familia Comunitaria), las personas a quienes más afecta el Síndrome postvacacional son:
  • Hombres y mujeres, en proporción similar, entre 40 y 45 años.
  • Personas que se incorporan al trabajo, sin haber disfrutado de un periodo de transición.
  • Afecta más cuanto más largo ha sido el período vacacional.
  • Individuos que idealizan el periodo vacacional como la cumbre de su bienestar personal.
  • Personas desmotivadas en su puesto de trabajo y que presentan malestar y apatía en la actividad laboral cotidiana.
  • Los sujetos con cuadros típicos de Síndrome de Burnout acostumbran a padecer un Síndrome Postvacacional más acusado.

¿Cómo afrontar mejor la vuelta al trabajo?

En general tener una actitud positiva siempre ayuda, en estos momentos es importante intentar mantenerla y no recrearse en la sensación de malestar que produce la vuelta al trabajo. Darnos una interpretación de los síntomas como un malestar pasajero, y no concederle demasiada importancia.
Ya que es probable que hayamos cambiado los horarios de nuestro cuerpo durante el periodo vacacional, es beneficioso intentar regular nuestro biorritmo al de la rutina diaria, para lograr este fin es recomendable intentar acostarse a la misma hora los días anteriores a la finalización de las vacaciones, comer regularmente e ir introduciendo otros hábitos rutinarios paulatinamente.
Si se tiene la opción de hacerlo, es preferible no incorporarse un lunes, ya que de esta forma la semana será más corta y el cambio de inactividad a actividad laboral se producirá de manera gradual. Una vez incorporados a la vida laboral, se ha de ir regulando la intensidad de la actividad del trabajo, en la medida que sea posible.
Otra manera más motivadora de volver al trabajo y retomar las obligaciones del resto del año es aprovechar la carga de energía y la sensación de bienestar que han reportado las vacaciones para proponerse nuevas metas, tanto en el terreno laboral como en el resto de ámbitos de nuestra vida que nos empujen hacía delante y a crecer como persona.

Anna GimenoAnna Gimeno Psicóloga clínica
Graduada en Psicología Clínica por la Universidad de Barcelona. Especialidad en Personalidad, Evaluación y Tratamiento. Máster en práctica clínica cognitivo-conductual por la AEPCCC. Psicoterapeuta.

viernes, 19 de mayo de 2017

El entrenamiento cognitivo modifica la corteza cerebral

pUBLICADO EN 'BRAIN STRUCTURE AND FUNCTION'

El entrenamiento cognitivo modifica la corteza cerebral

2036
JANO.es · 25 abril 2017 12:48
El cerebro cambia físicamente en respuesta a un programa de entrenamiento cognitivo, según concluye un estudio que describe, asimismo, cómo los individuos con menor capacidad son los más beneficiados.
  • La comparativa reveló los cambios estructurales en el cerebro. / UAM
Un estudio coordinado desde la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en la que participaron científicos de la Universidad Complutense, la Universidad Pompeu Fabra, el Montreal Neurological Institute, Canadá, y la Universidad de California, en Estados Unidos, analiza las consecuencias psicológicas y biológicas del entrenamiento cognitivo adaptado.
A partir de un entrenamiento diseñado para estimular procesos cognitivos necesarios para la memoria a corto plazo, los científicos observaron cambios contingentes en la estructura física del cerebro. Concretamente, registraron un aumento significativo en el área de superficie y el grosor de la corteza cerebral en determinadas regiones de los lóbulos frontales y temporales.
De acuerdo con el estudio, que se publica en Brain Structure and Function, las regiones donde apreciaron dichos cambios apoyan procesos psicológicos necesarios para completar satisfactoriamente el entrenamiento: memoria a corto plazo y resistencia a la interferencia e inhibición.
Además, los investigadores comprobaron que los individuos de menor capacidad cognitiva se benefician en mayor grado del entrenamiento, pues sus cerebros respondieron con mayor intensidad. Por el contrario, los cerebros de los individuos de mayor capacidad cognitiva respondieron débilmente al entrenamiento.
Según los autores, estos resultados subrayan la necesidad de conocer los recursos cognitivos del individuo para ayudar al diseño de entrenamientos adaptados a sus características personales. “Un entrenamiento estándar puede fracasar porque existe un desajuste con las características del individuo que lo completa”, aseguran.
Roberto Colom, del departamento de Psicología Biológica y de la Salud de la UAM, afirma que, “aunque los resultados de esta investigación se han obtenido con jóvenes sanos, las aplicaciones para individuos cognitivamente comprometidos son evidentes”.
“Por ejemplo —agrega el investigador—, la pérdida de grosor cortical que se produce espontáneamente con la edad podría atenuarse mediante programas de entrenamiento cognitivo personalizados. También, determinados síntomas asociados a trastornos como la esquizofrenia, podrían mejoran con el entrenamiento de la memoria a corto plazo”.
Entrenamiento individualizado
La muestra de esta investigación, un grupo de jóvenes sanas, completó una exhaustiva batería de doce pruebas psicológicas antes y después del entrenamiento cognitivo. El entrenamiento supuso doce semanas de intenso trabajo supervisado individualmente. Se observaron mejoras sustanciales en los niveles de dificultad que se iban superando sesión a sesión.
También se obtuvieron registros de resonancia magnética estructural y funcional en esos dos momentos, es decir, antes y después de entrenar. Las imágenes de los cerebros de las participantes se dividieron en una serie de regiones genéticamente significativas para calcular, seguidamente, los cambios de quienes entrenaron y quienes sirvieron de control. La comparativa reveló los cambios estructurales en el cerebro señalados anteriormente.
“Las críticas que se han generalizado recientemente sobre la falta de efectividad de los programas de entrenamiento cognitivo no deben aplicarse sin más a la investigación básica. La denuncia de una parte de la comunidad científica se ha concentrado en programas comerciales que proclaman, sin basarse en hechos constatados, poder mejorar la inteligencia o prevenir los trastornos degenerativos”, señala Colom. “Es de subrayar que los programas deben ser personalizados, adaptados al individuo, si se pretende que sean eficientes”, agrega.

martes, 16 de mayo de 2017

EL EMPODERAMIENTO EN SALUD MENTAL


En este escrito vamos a tratar el tema del empoderamiento en salud mental y vamos a centrarnos en el empoderamiento del usuario/a y del cuidador/a en la salud mental
En el contexto de salud mental, la palabra empoderamiento se refiere al grado de elección, influencia y control que los usuarios de los servicios de salud mental pueden ejercer en los acontecimientos  que se producen en sus vidas. La clave del empoderamiento es la eliminación de los impedimentos formales e informales, así como la transformación de las relaciones de poder entre individuos, comunidades, servicios y gobiernos.
En el pasado, las personas con problemas de salud mental no han tenido voz. Ni ellas ni sus familias participaban en  la toma de decisiones cuando acudían a los servicios  de salud mental, y continúan estando en riesgo de exclusión social y discriminación en todas las facetas de la vida.
Está demostrado que la falta de influencia y control puede conducir a resultados  negativos para la salud. Por el contrario la habilidad para ejercer control e influencia, puede actuar como un factor protector  en situación de riesgo de enfermedad, incluso  existiendo un nivel de estrés elevado. Hay pruebas  en diferentes campos que sugieren  que empoderar no es sólo un conjunto de valores, sino que también produce resultados positivos, como son: aumento del bienestar emocional, independencia, motivación para participar y mayores estrategias efectivas para sobrellevar la enfermedad.
Por eso, mejorar el empoderamiento de los usuarios de los servicios de salud mental produce beneficios tangibles en el aspecto biológico, psicológico y social lo que incluye aumento de la autoestima, un mayor sentido de conexión con los grupos sociales locales y una implicación significativa en la sociedad.
El proceso de empoderamiento exige actuar en varios niveles: social/estructural, provisión de servicios y desarrollo profesional, comunitario e individual.
Teniendo en cuenta las consideraciones arriba expuestas, la actuación para empoderar al usuario y al cuidador debe cubrir los siguientes aspectos y en  los cinco niveles mencionados. La protección de los derechos humanos de los usuarios de servicios y lucha contra el estigma y la discriminación. Garantizar unos cuidados de alta calidad y la responsabilidad de los servicios. El acceso a la información y a los recursos. La inclusión en la toma de decisiones. Y disponer de capacidad de organización en el ámbito local para reclamar ante las instituciones y las estructuras gubernamentales.
Taller de periodismo del CRIS